Cómo hacer ejercicios de Kegel para hombres y mejorar la erección

Popularmente se conoce a los ejercicios de Kegel como los que hacen las mujeres para tener mayor musculatura en la pelvis. Es común ver que estas prácticas se envíen antes de dar a luz y posteriormente para fortalecer toda la zona. Pero también tienen influencia en los orgasmos. Los hombres también se pueden ejercitar con Kegel. 

Beneficios de los ejercicios para mejorar la erección 

Los ejercicios de Kegel para el varón aportan varias ventajas. Con los años o el padecer una enfermedad, aparece el debilitamiento de los músculos del suelo pélvico.

Esta opción tiene como finalidad el ayudarte en muchos aspectos. Tanto para la disfunción sexual como para el eyaculador precoz, verá cambios. Si eres constante, vas a conseguir controlar esa eyaculación y que el clímax sea más intenso para ti y para tu pareja.

Quienes sufren de prostatitis o quieran prevenirlo a futuro, lo conseguirán incorporando estos ejercicios a sus hábitos diarios.

Con la constancia conseguirán el bienestar físico y emocional. Sobre el sexo, aguantarás más y se llegará al climax como nunca antes.

Cómo hacer ejercicios Kegel en los hombre

Verás que esta fórmula Kegel lo puede llevar a cabo cualquier persona. Lo primero es localizar los músculos del suelo pélvico. Cuando vayas a orinar, retén la orina y después continúa. Notarás que hay una diferencia considerable de un estadio al otro.

Después de encontrarlo empieza la rutina. Quizás inicialmente te frustras, pero ten paciencia que vas a ver cómo persistiendo es algo bueno para tu salud.

Artículo Relacionado: Comprar Kamagra Oral Jelly 100 mg sin receta - farmacia online española

Arranca con algo elemental como apretar los músculos del suelo pélvico después relaja. Lo recomendado son unas cuatro repeticiones por jornada seguidas.

Otra variación de cómo realizar los ejercicios de Kegel, es reteniendo el ano. Tienes que hacer opresión como si no quisieras que se te escape el pis. Continúa y después relaja. Continúa con esta misma secuencia las veces que te sientas cómodo.

La ejercitación del músculo Kegel lo puedes hacer cuando quieras, ya sea que estés en tu escritorio trabajando o caminando hacia algún sitio.

Consejos para mejorar los ejercicios de Kegel en hombres

Además de los pasos a seguir, si quieres mejorar la erección en poco tiempo, podrías acudir a un especialista para que te de algunas indicaciones.

Lo fundamental es que nunca te olvides de tu respiración. No se trata de detener el aire mientras estás haciéndolos. Tiene que ser algo continuo y que lo incorpores de forma natural.

  • No tires tanto hacia abajo: uno de los errores clásicos de hacer Kegel es presionar mucho hacia bajo lastimando así el estómago, la pelvis y la próstata. Se trata de apretar el músculo pero no empujar con demasía. De lo contrario podrías hacerte daño y estar ejercitándote de forma indebida.
  • Relajamientos musculares tras la presión realizada: después de cada retención del suelo pélvico y del resto de músculos, hay que relajarlos. Es en esa sucesión de presión y relajación en donde se ve el rendimiento. Mantener la fuerza mucho tiempo no significa que vayas a mejorar más rápido. Es preferible realizar varias secuencias que sostener la presión demasiados minutos y después aflojar.
  • Frecuencia en los ejercicios: así como lo haces en el gimnasio, que avanzas poco a poco con la cantidad de reiteraciones, es igual con el método de Kegel. Es normal que al inicio te cueste hacer diez o veinte veces continuas. Empieza poco a poco con series corta y sube la cantidad cuando creas conveniente. No te exijas más de lo que tu cuerpo responde a estos estímulos.

La cantidad de veces que lo hagas dependerá de la fuerza que tengas en esa zona. Cada persona es diferente pero no podrás comprobarlo hasta que no te pongas en acción y practiques con ello. Poco a poco vas a durar más.

El máximo recomendado son 20 repeticiones en cuatro momentos diferentes de la jornada. Esa será tu meta a alcanzar.

¿Por qué tengo que hacer estos ejercicios?

La respuesta es clara: por tu salud. Si quieres proteger próstata y tu uretra, son hábitos son indispensables. Cuando los fortaleces evitas la pérdida de orina. Además, son muy beneficiosos para el pubocoxígeo e ileocoxígeo. Ambos en conjunto conforman los músculos elevadores del ano.

Si eres atleta o hacer ejercicio de alta intensidad, tener fuerza en esa zona te ayudará a evitar lesiones. Lo mismo si haces rutinas de hipertrofia con poleas en el pecho o al hacer sentadillas.

Pero además de ello, harás que si sufres de alguna patología sexual como disfunción eréctil o similar, poco a poco sus niveles vayan bajando.

Gracias a los ejercicios de Kegel masculinos, tendrás una mejor sexualidad. Inclúyelo en tu cotidianidad mezclado con un tratamiento para tener mejores orgasmos. Si tienes dudas, consulta con un profesional como un fisioterapeuta que te explique los ejercicios de forma personalizada.