Descubre el increíble mundo erótico de los juguetes sexuales

Aunque siempre que se habla de juguetes sexuales suele pensarse en el clásico vibrador femenino, la verdad sea dicha, desde la década del sesenta y la revolución sexual, muchísimas cosas han cambiado, si bien se tienen registros de juguetes sexuales desde la antigua Grecia, recién ahora empiezan a adquirir mayor notoriedad en el mercado y la cultura popular. 

Prepárate para ser sorprendido, porque algunas de las cosas que estás por descubrir hacen parte de la historia de nuestra civilización y conforman de hecho parte de nuestra identidad sexual no revelada.  

La historia de los juguetes eróticos 

El amor y la guerra van de la mano desde el principio de los tiempos y esa es la razón por la cual hicieron su aparición en el mundo erótico griego los primeros juguetes sexuales, una suerte de dildo primitivo elaborado con madera que se lubricaba con aceite de oliva y que era entrega a las mujeres cuyos maridos marchaban a la guerra. 

Artículo relacionado: Para mujeres: comprar Lovegra online sin recetas (Viagra femenina)

No obstante, en aquel entonces la noción lúdica de estos artefactos no existía todavía.

Tipos de juguetes sexuales masculinos

Si bien la civilización empezó en Mesopotamia y la cuna de la humanidad es África, hay muchísimos estudios antropológicos que sugieren que individuos con ciertos rasgos genéticos, predominantes en áreas de influencia de la cultura latina clásica, tienen una mayor voluptuosidad, así como un mayor apetito sexual, si a eso sumamos la cuestión cultural, tenemos la combinación perfecta.  

El mundo sexual antes de la religión católica 

La cultura grecolatina fue siempre muy proclive a la experimentación de una sexualidad muy libre, es por eso quizás, que hay documentos en los que se narra específicamente el tipo de festividades religiosas que connotaban ritos sexuales colectivos y en los que tenía lugar todo tipo de prácticas que fueron disolviéndose en la medida en que el catolicismo se extendió a lo largo del imperio romano.  

Increíble pero cierto 

El origen de la palabra dildo se remonta a la Italia del siglo XV y nos remite directamente al renacimiento y a la recuperación de la cultura grecolatina que había caído en desuso después de la caída de Constantinopla y el inicio del medioevo, en aquel entonces los juguetes sexuales se fabricaban de cuero o madera y su tamaño era sensiblemente mayor que en la actualidad, además denotaba cierta obsesión con los testículos. 

Los juguetes sexuales masculinos más populares 

De acuerdo con la gran mayoría de los comercios electrónicos hay cinco juguetes pensados en el público masculino que generan hasta 400 millones de dólares en ventas, te estoy hablando en particular de: 

1) El cilindro de masturbación realista 

2) El vibrador con anillo 

3) El vibrador con control remoto 

4) El macaneador de próstata y 

5) La bomba eléctrica vibradora. 

Beneficios de los juguetes sexuales 

Muchísimos estudios psicológicos sugieren que los juguetes sexuales contribuyen a la construcción de una dinámica erótica más saludable y que además agregan una variable de placer a las relaciones de pareja. 

Artículo relacionado: Comprar Levitra original Bayer de 10 mg y 20 mg al mejor precio

No se trata necesariamente de algo que se compre para sustituir a una pareja, sino por el contrario, se trata de una compra para compartir. 

Costo promedio de un buen juguete sexual 

Aunque los primeros vibradores sexuales costaban en promedio 300 dólares americanos, en la medida en que la industria erótica se fue masificando los precios descendieron sensiblemente y hoy es posible encontrar juguetes sexuales de todo tipo desde 5 dólares en adelante. Es importante señalar que una de las colecciones más interesantes de Catalina la Grande era precisamente la de sus juguetes sexuales, algunos de los cuales están valorados en cientos de miles de dólares. 

Mitos y realidades de los juguetes sexuales 

Piensa en tus juguetes sexuales como en tu cepillo de dientes, desde esta sencilla analogía podrás entender la forma en la que querrías utilizarlo. Se trata en efecto de un artículo personal que bajo ninguna circunstancia querrías que alguien más usara y que sin embargo estarías dispuesto a compartir con el amor de tu vida. 

Es totalmente falso que este tipo de artefactos provoquen el agotamiento sexual o que sustituyan al cónyuge, de hecho, está demostrado que las parejas que incorporan este tipo de juegos en sus dinámicas sexuales tienen una vida sexual más intensa y una relación más estable y duradera.