¿Quieres durar más? Consejos para combatir la eyaculación precoz

La eyaculación precoz, en conjunto con la disfunción eréctil son los dos principales temores de la vida sexual de todo hombre, ya que es una concepción popular que el placer está exclusivamente relacionado a la intensidad y duración de las erecciones, cuando en realidad va mucho más allá de esos dos simples datos.

Probablemente a todo hombre se le ha pasado por su cabeza, al menos una vez, que quizás la duración de su faena no sea la suficiente para poder satisfacer plenamente a su compañera. Desde fases muy tempranas de la iniciación sexual se les inculca erróneamente a los hombres que cuanto más largo sea el coito, mejor será el encuentro sexual y así mayores dosis de placer estarán involucradas en el proceso.

El placer sexual, especialmente el de la mujer, va mucho más allá del coito o la penetración. De hecho, un alto porcentaje de ellas disfruta mucho más de otro tipo de estimulación como el sexo oral o la masturbación compartida, ya que en la penetración el clítoris no es el principal protagonista.

La muy temida eyaculación precoz

Muchos hombres, más allá de preocuparse por el tiempo que pueda durar el coito, suelen mortificarse por la capacidad que pueden tener para surtir de placer a su compañera de cama, por lo que el principal miedo que se genera en torno a la eyaculación precoz no es la duración en sí, sino la incapacidad de satisfacer a la pareja.

Artículo relacionado: ¿Dónde comprar Viagra soft tabs online al mejor precio y sin receta?

A esto se suma la preocupación por la consideración que dicha mujer puede tener de él como amante, ya que se cree que un índice importante de la masculinidad de un hombre gira en torno a su potencia sexual y a su actitud dominante en la cama, por la necesidad de demostrar la supuesta entereza que debe tener un miembro del sexo fuerte.

Cómo durar más en el sexo

Según diversos estudios, la duración regular del coito ronda entre los 8 y 12 minutos, por lo que es hora de que entierres la idea de que la penetración debe durar 30 o 40 minutos para poder satisfacer completamente a la mujer, ya que son contados los individuos que pueden hacerlo, y además eso no garantiza placer, incluso puede atentar contra él en algunos casos.

Como de seguro habrás podido haber visto ya, la eyaculación precoz está fuertemente ligada a la psicología y a los problemas que pueden estar afectando al hombre, mucho más allá del ámbito sexual. Hablamos del estrés, una situación financiera complicada o problemas en la relación de pareja.

Para que puedas abordar todas las variables que pueden contribuir a la eyaculación precoz, aquí te dejamos una serie de consejos que te podrán ayudar a combatir muchas de sus causas.

Asegúrate de no estar nervioso durante el acto sexual, un ritmo cardíaco elevado hace que no puedas durar más.

Estar nervioso aumenta tu ritmo cardíaco y debilita tu resistencia, acelerando así tu tiempo de eyaculación. Asegúrate de hablar con tu pareja para que puedas estar relajado, cómodo y confiado durante el acto sexual.

Los problemas de pareja también afectan el tiempo de eyaculación.

La sexualidad puede verse afectada por los problemas en la relación, siempre es bueno limar todas las asperezas para que todo fluya con mayor naturalidad en la intimidad, sin presiones ni estrés.

El sexo no es solo penetración, añade más variantes.

Incluye o dale más importancia a métodos de estimulación como el sexo oral o la masturbación, estos pueden encender la llama de la pasión, extender el tiempo de la relación sexual y quitarte la presión de pensar en la duración del coito.

Actuar salvaje e impulsivamente contribuye a la eyaculación precoz.

Artículo relacionado: Comprar Cialis original: precio de venta

Tómate tu tiempo para entrar en calor, el sexo no es una carrera que debe terminar rápido, al contrario debe disfrutarse cada segundo. No peques de precipitado, disfruta todas las fases del orgasmo.

Practica el durar más en solitario.

La masturbación es un excelente método para conocer las sensaciones de tu cuerpo y poder controlar un poco más tu eyaculación. Llévate al borde del orgasmo y no te permitas eyacular, así tu cuerpo se acostumbrará a que no todo se centra en la eyaculación.

Realiza ejercicios que te ayuden a controlar tu eyaculación.

Existen varios ejercicios diseñados para tener mayor control sobre el aparato sexual, es solo cuestión de indagar en internet a ver cuáles te funcionan mejor.

Practicar en pareja también sirve para combatir el problema.

Así como las sesiones en solitario te ayudarán, que tu pareja aprenda a controlar tu eyaculación mediante la masturbación es de gran ayuda, pues incrementa la confianza entre ambos.

Disfruta del sexo, olvídate de cuánto vas a durar.

Que jamás se te olvide que el sexo debe ser placentero y no un suplicio con cronómetro al que serás sometido regularmente, desinhíbete y deja de cuantizar las dosis de placer, céntrate en disfrutar cada momento, tu pareja te lo agradecerá.